Revoluciones de color y la creación de una nueva orden eurasiática

05.01.2022

Traducción de Juan Gabriel Caro Rivera

En estos momentos Kazajstán es víctima de su política multilateral con la cual pretendía jugar tanto con Occidente como con Rusia y China. Cualquier intento de uno de estos polos por lograr la hegemonía sobre esta república era bloqueado por la interferencia de otro polo y es por eso que el eurasianismo de Nazarbayev siempre fue incoherente, a pesar de que al principio parecía muy prometedor… Pero ahora ha comenzado una revolución de color en Kazajstán que sigue al pie de la letra las instrucciones de Gene Sharp, un filósofo que es bastante apreciado en nuestros Institutos de Filosofía. Claro, Estados Unidos y Biden intentan abrir un nuevo frente de lucha en contra de Rusia, esta vez en el Asia Central.

No obstante, Moscú debe dejar de lado sus dudas. Todos los que supuestamente promocionaban la elaboración de un “gran plan” o el “no intervenir” han resultado ser traidores o imbéciles. Ahora es evidente que perdimos nuestra oportunidad en el 2014 y estamos pagando las consecuencias: hemos comenzado a cosechar los frutos de nuestros errores.

De todos modos, las apuestas han subido: si ayudamos a Minsk o a Nur-Sultan a superar las crisis que atraviesan, entonces las élites de esos países tendrán que plegarse y aceptar nuestras ofertas. Iremos a salvarlas y las protegeremos, pero tendremos que imponer nuestras condiciones.

Los rusos siempre han sido un pueblo que hace gestos claros, sencillos y directos. Siempre ha sido así y seguirá siéndolo en el futuro cercano. Mientras más posterguemos la integración del espacio postsoviético empeorara cada vez más la situación. Ha llegado la hora de actuar y Kazajistán deberá tomar una decisión, lo cual implica el rechazo de su política multilateral. Y aunque pueda haber una especie de equilibrio entre Moscú y Pekín, es necesario cortar toda relación con Occidente. Las élites prooccidentales kazajas (y también rusas) deberán ser eliminadas para darle nacimiento a una nueva orden eurasiática.