El deterioro de las relaciones de Egipto con Israel

02.12.2022
La "fría paz" entre las dos partes se vuelve "gélida"

La "fría paz" entre las dos partes se vuelve "gélida"

Recientemente, ha habido muchos informes sobre una crisis inminente en las relaciones egipcio-israelíes. Las tensiones han comenzado a aflorar, ya que Egipto, según fuentes creíbles, mantiene conversaciones secretas con Irán para normalizar las relaciones entre ambos países.

Ha habido varios indicios de este deterioro, aunque Egipto ha guardado silencio oficial al respecto.

- Los medios de comunicación israelíes han lanzado feroces ataques contra las autoridades egipcias. La campaña más reciente tuvo lugar la semana pasada, cuando varios medios, entre ellos el periódico Yisrael HaYom y la cadena de televisión oficial Canal 7, acusaron a El Cairo de impedir que los ciudadanos y empresarios egipcios visiten Israel (excepto los peregrinos coptos que acuden a las iglesias de Jerusalén) y de acosar a cualquiera que normalice las relaciones bilaterales o apoye o visite el Estado de ocupación.

- Egipto expulsó el miércoles a 11 pilotos israelíes por violar su espacio aéreo en cuatro avionetas, y las autoridades se negaron a proporcionarles combustible para que regresaran. Ha habido informes contradictorios sobre las circunstancias exactas, pero el incidente sigue sin tener precedentes.

- La cumbre de la ONU sobre el clima en Sharm el-Sheikh contó con la presencia limitada de la prensa israelí. El presidente israelí estaba presente, pero a las cadenas de televisión israelíes no se les permitió entrevistar libremente a los ciudadanos egipcios, salvo en contadas ocasiones, a diferencia de lo que ocurrió en el Mundial de Qatar (la presencia de los medios israelíes allí fue contraproducente porque la mayoría, si no todos, de los árabes que sus corresponsales intentaron entrevistar, incluidos los ciudadanos de los países normalizadores, se negaron a hablar con ellos).

- Las visitas no oficiales a El Cairo de funcionarios de seguridad israelíes, la más reciente del director del Shin Bit, Ronen Bar, no condujeron a un deshielo de las relaciones.

- "Canal 7" dedicó el programa a hablar del acoso a los turistas israelíes que viajan a Sharm el-Sheikh o a otros centros turísticos. Algunos dijeron que sus cámaras o grabadoras de vídeo habían sido confiscadas por los agentes de seguridad (para que no pudieran utilizar las cámaras para espiarles), lo que provocó daños en sus coches.

- Los periódicos y sitios web egipcios acusaron a las autoridades israelíes de organizar los ataques contra el ejército egipcio, que provocaron la muerte de 10 soldados y 10 efectivos en Bir el-Abed, como medio de presión sobre los dirigentes egipcios.

- La participación del presidente Abdel Fattah al-Sisi en una cumbre árabe en Argelia, en la que se adoptaron resoluciones que condenan la ocupación israelí, apoyan la reconciliación y la resistencia palestinas y advierten de los peligros de la normalización. Argelia es vista como un miembro del eje de la resistencia. Se ha esforzado por impedir la infiltración israelí en África, incluso bloqueando su solicitud de estatus de observador en la Unión Africana (UA).

Algunos podrían argumentar, con razón, que las relaciones egipcio-israelíes siguen siendo sólidas y que existe una coordinación entre sus ejércitos en el Sinaí. En la superficie esto puede parecer cierto, pero el panorama entre bastidores es diferente. Los estrategas israelíes siguen considerando al ejército egipcio como una seria amenaza potencial y pretenden debilitar al país y a sus fuerzas armadas tras la destrucción del ejército iraquí.

La doctrina militar de Egipto también sigue afirmando que Israel representa la mayor amenaza para la seguridad nacional egipcia y árabe.

Según fuentes internas, los militares egipcios están más enfadados con Israel que en cualquier otro momento de los 40 años transcurridos desde la firma de los Acuerdos de Camp David. Se enfurecieron cuando se reveló que unos 80 prisioneros de guerra egipcios fueron quemados vivos por secuestradores israelíes en la zona de Latrun durante la guerra de 1967. Sisi también está molesto por el hecho de que Israel no cumpla sus compromisos de reconstruir la Franja de Gaza y de liberar a los prisioneros de la Yihad Islámica cuyas detenciones desencadenaron la guerra de tres días del pasado mes de mayo.

La "fría paz" de Israel con Egipto en los últimos años se ha vuelto no sólo más "fría" sino francamente "gélida" en comparación con sus lazos con algunos de los nuevos Estados árabes normalizados. Cuatro décadas después de Camp David, su comercio anual con Egipto sigue siendo de unos cientos de millones de dólares, mientras que con los EAU (con parte de la población egipcia) es de 1.500 millones de dólares y se espera que se triplique en los próximos dos años.

Me refiero a esto como prueba del deterioro de las relaciones egipcio-israelíes, no para argumentar que deban romperse completamente de un plumazo. Soy muy consciente de las terribles circunstancias económicas de Egipto, especialmente porque los Estados del Golfo han cortado gran parte de su apoyo. Pero yo sostengo que la manera más rápida y mejor de que El Cairo supere estas crisis es recuperar su posición de liderazgo en el mundo árabe, resistir la ocupación israelí y apoyar la legítima resistencia palestina.

Si eligiera esa vía, los dirigentes egipcios encontrarían el apoyo de todo el pueblo egipcio y de los pueblos del mundo árabe y musulmán.

Fuente